Seychelles, un paraíso de 115 islas en África.

NOS HEMO MUDADO A: http://www.ienjoytheview.com

WE HAVE MOVED TO: http://www.ienjoytheview.com

Hola a tod@s y bienvenid@s al blog!

Como aun quedan unos días para que empiece mi aventura, hoy os voy a contar mi viaje a uno de los paraísos de nuestro planeta, un paraíso que soñaba conocer desde bien pequeña, y que por mi trabajo tuve la suerte de conocer en 2012: SEYCHELLES!

En ese momento yo estaba trabajando como organizadora de viajes de incentivos para empresas, y tuve la suerte de tener que organizar este viaje y poder acompañar al grupo a Seychelles.

  • UNA PINCELADA DE SEYCHELLES

Un total de 42 de islas constituyen el único caso en el mundo de islas de formación granítica ubicadas en mitad de un océano. Éstas, tienen una exuberante vegetación tropical, con cocoteros y frutos tropicales, en los bosques de las pendientes más altas se cultivan la canela y el té.

Las islas fueron divisadas por primera vez por Vasco de Gama en 1502, aunque se conoce que fueron visitadas previamente por mercaderes árabes. Al ser un punto estratégico entre Asia y Europa, las Seychelles se convirtieron en la guarida favorita de los piratas. No fue hasta 1742 cuando el gobernador francés de Isla Mauricio envió una expedición y con el paso de los años se tomó posesión de las islas en nombre de Francia. En 1835 los ingleses tomaron posesión de las islas, aboliendo así la esclavitud. Sin embargo, la lengua y cultura francesa permanecieron vivas.

La mayoría de la población de Seychelles son criollos de origen africano, descendientes de los esclavos y colonizadores que poblaron las islas, y su posterior mezcla con los europeos. a pesar de que la mayoría de los isleños son católicos practicantes, pervive una creencia muy extendida en lo sobrenatural y la arcana magia de los espíritus.

Las islas Seychelles concentran más de dos millones de especies de plantas tropicales, un centenar de ellas endémicas. Pero hay una de ellas muy característica, el famoso coco de mer, cuyo coco es el más grande del mundo y crece en el Valle de Mai en la isla de Praslin. Tan emblemático es para el país, que el sello de visado de entrada es un dibujo de este fruto.

  • EL VIAJE

Lo recuerdo como si fuera ayer, era 6 de mayo y me subía al avión, por fin iba a cumplir el sueño de conocer Seychelles, y para más emoción, iba a pasar el día de mi cumpleaños en el paraíso!! Al día siguiente, abrí los ojos en el avión, y estábamos llegando, no os podéis imaginar las vistas cuando estas a punto de aterrizar 🙂

Recuerdo aterrizar, y sentir el clima cálido de las islas y la humedad que las caracteriza. Como es habitual, nos tocó pasar control de pasaporte, aunque yo no tuve que tramitar visado, os recomiendo consultar con tiempo suficiente si vais a necesitarlo, sea cual sea el país que visitéis. Por experiencia os digo, que a veces, pueden ser muy lentos los trámites de visados.

Y después del largo vuelo y con las horas de diferencia, ese día tocaba descansar en el hotel, un estupendo resort con todo tipo de facilidades, el hotel Constance Ephélia Resort. El hotel está situado en dos de las playas más bonitas de la isla de Mahé, playas en las que solo encuentras a personas hospedadas en el resort. La comida en todos sus restaurantes es excelente, y el servicio muy atento. Pasear por las 120 hectareas del hotel es una gozada, en todo momento estás rodeado de vegetación tropical y rodeada de un silencio muy relajante.

Al día siguiente, tocaba levantarse pronto para visitar la capital, Victoria y hacer snorkel!. En Seychelles se hace de día un poco antes de las 6h de la mañana, y adaptarse a ese horario, es la mejor manera de aprovechar el día.

De camino a Victoria, hicimos una parada en el mirador The Mission, donde os podéis imaginar que “I enjoyed the view”. No se puede explicar con palabras lo que uno siente al poder sentarse en ese banco y disfrutar de las vistas, los olores y los sonidos de la naturaleza.

En Victoria, estuvimos paseando por la ciudad. Una ciudad que tiene un solo semáforo para regular el trafico. Es una ciudad muy pequeña, pero cuando te adentras por sus calles puedes ver el mercado de la ciudad, donde venden pescado, verduras y frutas frescas, todo tipo de especias, por su puesto se puede encontrar canela en todos los formatos. Llaman la atención el templo hindú, y algunas casas coloniales entre sus calles, pero lo que es realmente símbolo de la ciudad, es la replica del la Torre del Reloj Little Ben, la original está situada enfrente de la estación de Victoria de Londres. Esta Torre del Reloj, fue construida en 1903 para conmemorar la independencia entre Seychelles y Mauricio.

Desde Victoria, cogimos un catamarán que nos hizo un recorrido por la costa de la isla y pudimos ver desde el mar, el contraste de colores. El turquesa del mar, con el blanco de las playas y el verde de la vegetación tropical. Durante el paseo en catamarán, paramos para poder hacer snorkel. Increíble la cantidad de fauna marina que pudimos observar, no solo peces, también corales, algas… de todas las formas y colores!!

Y de llegada al hotel, nos sorprendió una tormenta tropical, menos mal que ya habíamos llegado. Que manera de llover!! Eso si, no duró más de media hora, luego de nuevo volvió el clima cálido y húmedo de Seychelles y pudimos disfrutar del hotel. Después de cenar en uno de los restaurantes del hotel, tocaba irse a dormir habiendo disfrutado de un día redondo. Y además al día siguiente íbamos a visitar una de las playas más bonitas del mundo, y era mi cumpleaños!!! Sí, cumpleaños en el paraíso!!

Recuerdo que me desperté que estaba amaneciendo, y el día nos sorprendió con un cielo azul radiante. Ese día navegamos por las azules aguas que nos rodeaban para descubrir nuevas islas.

La primera fue La Digue, donde se encuentra la playa Anse Source d’Argent, un auténtico paraíso de la naturaleza que se ha convertido en plató cinematográfico en muchas ocasiones, entre otras en la película de Robinson Crusoe. La foto de cabecera del blog, es el paisaje que te encuentras al bajar del barco en la isla de La Digue, impresionante, sin más. En esta isla, casi no hay coches, por sus dimensiones, el medio de transporte mas común es la bicicleta. Fácilmente se puede probar el coco fresco, encontrareis puestos en los que lo abren al momento para que lo toméis.

Después de pasar toda la mañana disfrutando de esta maravillosa isla, nos fuimos a Praslin. Praslin es la segunda mayor isla de Seychelles, aquí destaca el Valle de Mai, un bosque tropical declarado “Patrimonio Mundial” por la UNESCO en 1984. En el valle se puede ver el famoso coco de mer, y el black parrot, un pájaro endémico de Seychelles, mientras se disfruta de una visita guiada entre palmeras. El recorrido es sencillo y los guías son estupendos. Es un lugar que merece ser visitado, un sitio único en el mundo.

Y del valle, a comer en un restaurante increíble en la playa de Anse Lazio, Bombon Plume, con una comida típica maravillosa y marisco fresco. En el recinto hay tortugas de tierra gigantes, algunas de ellas con casi 100 años, preciosas!!

Una vez terminamos de comer, aprovechamos para disfrutar de la maravillosa playa y de sus aguas durante la tarde… que os puedo decir del paraíso, simplemente increíble. Os recomiendo tomaros el tiempo de disfrutar de los colores y sonidos de la naturaleza que rodean las playas de este maravilloso país.

Para acabar de celebrar el cumpleaños, los compañeros de trabajo con los que viajaba, me regalaron un masaje de aromas relajante cuando llegamos al hotel. Y  yo que me pensaba que así cerraba un día de cumpleaños perfecto, aun quedaba más!! Después de la cena, bañito nocturno, con muchas risas y muy buena compañía 🙂

Al día siguiente tuve la suerte de dar una vuelta en helicóptero por las islas, un espectáculo de belleza a vista de pájaro, y mi primera experiencia en helicóptero. Por raro que parezca, no se nota nada de inestabilidad cuando se está volando con el helicóptero. El resto del día y el día siguiente lo aprovechamos disfrutando del hotel y de sus playas, algo que también os recomiendo si lo que queréis es relajaros. Tumbarse a leer en una de las hamacas del hotel, con un zumo de frutas tropicales totalmente fresco y recién hecho, es una de las mejores medicinas para nuestro cuerpo!

Consejos: Ropa ligera y calzado playero, gorra, gafas de sol y protección solar. Las prendas de algodón fino facilitan la transpiración y retienen menos el calor que las prendas acrílicas.

Anuncios

Empieza la aventura!!!

Hola a tod@s y bienvenid@s al blog!

En breve voy a emprender una nueva aventura, no será un viaje cualquiera, espero que sea un viaje de conocimiento y superación personal. Lo dejo todo y me voy a ver mundo con mi vida en una mochila.

Como os imaginareis la decisión no fue fácil, y los que me conocéis, sabéis que yo siempre lo pienso todo mucho y a veces los miedos me vencen.

Aun recuerdo ese desayuno a medianos de enero con una buena amiga, Cris. Habíamos quedado porque yo estaba de vacaciones, y ella hacía unos meses había decidido dejarlo todo y tomarse un tiempo sabático. Como siempre, empezamos por ponernos al día, ella me contaba sus aventuras, sus nuevas ilusiones, sus miedos, sus logros, y yo mientras seguía con la misma canción del último año, no soy feliz en el trabajo, no tengo vida porque trabajo más horas de las que debería, no me siento reconocida, no veo a la gente que quiero, necesito algo más. En ese momento ella me dijo, porque no te planteas si quieres tener un año más como el pasado? Obviamente la respuesta era que NO, así que os imagináis lo que vino después, entre risas y lágrimas la decisión estaba tomada, había que provocar un cambio en mi vida, como y cuando ya lo pensaría. Pero en ese momento sentí dentro de mi, como la libertad y la felicidad estaban un poquito más cerca. Gracias Cris por ese desayuno del 16 de enero, por las risas, las lágrimas, los abrazos, y por hacerme sentir fuerte para luchar por mi felicidad.

Nuestro desayuno

A partir de entonces empecé a pensar para donde encaminar mi vida. Llegué a la conclusión que lo que más me apetecía era irme fuera de España.

Empecé a pensar en buscar trabajo en el extranjero, irme sin trabajo me parecía una locura. Unos años antes había estado en Seychelles y me enamoré del lugar, de su gente y del ritmo de vida, así que empecé a enviar CV a Seychelles. Pero como tenía claro que no me quería quedar, necesitaba ampliar el área de búsqueda de trabajo, así que envié a algunos países de África y del sudeste asiático.

La idea era irme en septiembre, tiempo de cerrar temporada en la empresa y que todos mis compañeros hicieran vacaciones, pero la vida a veces te marca otros caminos.Con todo lo acumulado, días interminables trabajando, fines de semana en la oficina, la falta de organización y con una compañera que hacía muy difícil el trabajo del día a día, el último día llegó antes de lo previsto. La ansiedad y el estrés pudieron conmigo y a finales de junio dejaba de trabajar.

Se juntó entonces la necesidad que tenía de recuperarme y volver a ser yo, la chica alegre que disfruta de la vida, de los pequeños momentos, de las risas con la gente que quiere; con el hecho que llegaban pocas ofertas de trabajo y poco convincentes. Así que tocaba rediseñar el plan para poder cumplir el objetivo. Decidí darme vacaciones de búsqueda de trabajo durante agosto, y dedicarme a disfrutar, en septiembre me pondría a rediseñar.

Llegó septiembre y la idea de irme sin trabajo ya no me parecía una locura. Porqué no darme un tiempo para viajar y disfrutar de mi pasión. Así que empecé a pensar destinos, rutas, tiempos. Por mi cabeza pasaba medio mundo, las ganas de conocer todos los rincones de este mundo me volvían loca. Después de mucho leer y hablar con otras personas, me decidí por el sudeste asiático. Un destino económicamente muy asequible para estar una larga temporada, con lugares espectaculares, una cultura de la que aprender y seguro que una gente maravillosa.

Pero me seguía dando miedo irme sola. Temía por si me aburriría, por si sabría estar sola conmigo misma y si me aguantaría a mi misma… y que haría yo sin hablar ni compartir la experiencia con nadie? Tal vez, esta ha sido la decisión más difícil de tomar, el miedo más difícil de superar con el que me he encontrado desde que tomé la decisión de dejarlo todo. Pero finalmente me voy a vivir esta aventura SOLA! Convencida que en el camino conoceré gente, con la que compartir partes del camino, fuerte para hablar conmigo misma y darme la oportunidad de conocerme mejor, y sobretodo me voy con mucha ilusión.

Ya tengo billete de ida!! El 10 de noviembre me voy para Bangkok, y empieza un camino que os iré contando en el blog.

Espero que me sigáis, poder leer vuestros comentarios, preguntas y recomendaciones, seguro que así me sentiré más arropada.

Tengo que dar las gracias a mi familia y a todos los amigos que me rodean, que me han ayudado a mantenerme en la lucha por mi objetivo, con sus preguntas, reflexiones, abrazos y palabras de ánimo. Y sobretodo las gracias a mi madre, que sufre en silencio porque su niña se va sola recorrer el mundo, pero que se alegra como la que más porque voy a vivir mi sueño!! Gracias y mil gracias, os quiero mucho a todos y os echaré de menos!!!